by

Comer plástico

Una bacteria que por casualidad aparece en un basurero lleno de plástico va encontrar la manera de usar ese plástico. Ya está pasando con hongos y bacterias. ¿Por qué? porque nadie más lo está usando. Es algo que está ahí ¿Por qué no usarlo? Y de la misma manera un ser grande puede llenar su estómago de bacterias que digieren plástico para alimentarse de él.

El planeta pronto tendrá seres que se alimenten de plástico. Lo partan en componentes más pequeños que serán parte de otros seres. Esa es la naturaleza.

Por un lado está la inteligencia de aprovechar lo que hay. Me gusta el término de Richard Dawkins “relojero ciego”, donde la naturaleza ensaya y ensaya, juntando piezas hasta que llega a una gran máquina. Nunca para de ensayar. Hoy su Lego es plástico. Por el otro lado está la homeostasis de Lovelock. Donde el planeta es lo suficientemente inteligente para equilibrarse. Cuando encuentra un recurso, aprende a utilizarlo en busca de un equilibrio.

Si no somos parte de la solución, el planeta la encontrará. La solución no necesariamente cuenta con nosotros. Así como hay mucho plástico, también hay mucho humano. Podemos ser parte de la solución.