by

Darle tiempo a los problemas

A veces tenemos que dejar pasar el tiempo para que un problema se arregle.
Los problemas se arreglan solos.
La impaciencia hace que escalemos los problemas, que los amplifiquemos, y que nos preocupemos. Esto pasa a veces por ignorancia. Por no saber que es lo que pasa, porque perdimos el control. El sistema no se comporta como quiero, o no se comporta como espero. No entiendo qué es lo que pasa.

Puedo investigar.
Puedo ensayar diversas soluciones.
Puedo estresarme.
O puedo calmarme y esperar-sabiendo que los problemas se arreglan solos.

Dejar de pensar en el problema y más aún dejar de pensar que tengo un problema, hace que no haya problema. Y más bien, trabajo en algo que importa. No escalemos los problemas. Los problemas no hay que alimentarlos. No hay que echarle leña al fuego.
Demos tiempo a los problemas que ellos son sabios y se solucionan.