by

El juego de curiosidad

La curiosidad es mágica.
Mueve
Activa
Despierta

Hoy voy a anotar todo lo que me genera curiosidad en una lista. Puede contener conceptos, hechos, personajes, actividades, lugares, o lo que yo quiera.

Voy a dedicar unos minutos, o tal vez un par de horas a satisfacerla. A alimentarla. Puede ser un solo día a la semana en que dentro de mi horario asigno un bloque que se llame curiosidad.

No se necesita mucho tiempo, tampoco dedicación. Se necesita cumplir con el horario.

Dentro de este bloque voy a jugar con mi curiosidad.
Escojo algo de mi lista y saco el niño interno.

Investigo, construyo, exploro, pregunto, hago.

Durante el juego añado más elementos a la lista que me causen curiosidad.

Y la siguiente semana vuelvo a jugar.