by

El problema no es el plástico

El problema no es el plástico. El plástico en un momento salvo a muchos elefantes y tortugas, ya que remplazó al marfil y al carey. Desde antes del plástico ya estábamos abusando.

Hoy la guerra de moda es con el plástico. ¡Muerte al pitillo! ¡Muerte a las bolsas plásticas en el supermercado!
Otra guerra es contra la sociedad de consumo, algunos contra el capitalismo.

Es fácil hablar de un problema, es fácil encontrar un enemigo.
Mañana será el icopor, el bloqueador solar, el clorox, los chitos, los chips de los teléfonos, o quien sabe qué.

Déjame decirte que todos de una cierta manera somos el enemigo.

El problema es que nos falta conexión. Nuestra mirada es corta y egoísta. Estamos tomando demasiado y no dando lo suficiente. No conectamos con todos los implicados. Creemos que estamos solos y que mis acciones me deben beneficiar a mi y a mis seres cercanos. ¿qué pasa con el todo?

No somos conscientes.

Mañana no consumas plástico. No porque estás en una guerra con el plástico. Sino porque ahora tienes una guerra con una parte de ti que sobrepone la comodidad sobre el bienestar global. Deja de pensar solo en ti y piensa en los demás. Los demás son ballenas, bacterias, plantas, peces, tierra, agua, y el vecino. !Conectémonos¡