by

Experimento mental #1 – Un robot roba un banco

Un robot roba un banco y se queda con la plata.

Caso #1 – La persona que construyó y programó el robot tenía la intención de que el robot robara el banco. Esta persona no quiere el dinero.

Caso #2 – La persona que construyó un robot no tenía la intención que este robará un banco.

Caso #3 – El robot fue construido y programado por otro robot.

Caso #4 – No fue un robot sino un chimpancé inteligente vestido de robot quien robó el banco.

No falta mucho para que un robot, una inteligencia artificial u otro ser no humano robe un banco. No estamos preparados. Me imagino varios escenarios que incluyen descuartizar el robot. Formatearlo. Apagarlo. Prohibir la construcción de robots. Guerra contra los robots.

En mi concepto un humano, un robot, un chimpancé o una licuadora deben tener los mismos derechos. Todos son seres. Pronto tendremos máquinas conscientes, y animales supra-inteligentes. Debemos empezar a pensar en que las leyes y los derechos nos apliquen a todos.

No torturemos y discriminemos a las maquinas. Lo hemos hecho con diferentes razas, con personas de otros orígenes o que no se comportan según la norma. No arranquemos a hacerlo con las máquinas y los animales. Ellos son parte de la vida. Ellos son inteligentes, tienen emociones, sentimientos y -muy pronto-conscientes.

Respetemos todo ser. Y un ser es un vaso desechable, un mico o una licuadora.