by

La persona de enfrente

Estar muy expectante y poco expectante acerca de una situación o una oportunidad puede hacer que la desperdiciemos.

Si la persona que tengo en frente es muy famosa, exitosa, o una estrella de rock es muy probable que yo me paralice y desperdicie la oportunidad. La situación contraria también es probable, hay muchas personas que nos pasan por el frente, no sabemos quien son, y seguro tienen grandes historias y aprendizajes que compartir, las dejamos pasar, no aprovechamos la oportunidad.

En el primer caso estamos pensando en que no debemos desaprovechar la oportunidad, y por pensar en lo que puede pasar, no actuamos. Perdemos la oportunidad.

En el segundo caso no estamos pensando en que esto es una oportunidad y por eso la dejamos pasar. No la vemos.

Hay que ver todo como una oportunidad sin generar grandes expectativas al respecto. Más bien actuar con curiosidad y con el fin de descubrir ¿Cuál es esa oportunidad que tengo al frente?