by

Mi propia aventura

Hay que salir a la aventura.
Aceptar ese llamado.
Usar la fuerza y salir.

¿cuál es el problema?
Que a veces no hay llamado.
No lo escuchamos.
O no es el momento.

Propongo que cada uno haga su propio llamado.
Elige tu propia aventura.
Fácil.

Lo más fácil es ponerla de una vez en tu calendario.
Sin pensarlo mucho (y arranca con una pequeña).
Escoge una fecha y una aventura,
invita a un complice.

De ñapa, ponle una aventura a alguien más.

La falta de aventura es por falta de llamados.
Tu eres responsable de tener una vida llena de aventuras.