by

Miedo – curiosidad

Cada momento existe una bifurcación. Tenemos la opción de elegir entre dos caminos. Por un lado está el camino de la curiosidad, por el otro el del miedo. El miedo nos detiene, nos quita inercia, es una fuerza negativa que nos protege. La curiosidad es una fuerza positiva que nos acelera. ¿para dónde? Para descubrir algo. Para abrir puertas. Tal vez para cometer un error y aprender de él. Si me quedo con el miedo todo va a seguir relativamente igual. Si tomo el camino de la curiosidad algo va a pasar.