by

Ir de afán

Si vas de afán no mires el reloj. Mirar el reloj es tomar una medición. Mientras no lo hagas siempre existirá la posibilidad de llegar a tiempo.

La explicación de la mecánica cuántica es que mientras no se haga una medición la realidad es una función de probabilidad. Esto quiere decir que existen un número infinito de posibilidades y entre ellas está llegar a tiempo. En el momento que hago la medición esta función de probabilidad colapsa en un solo punto. Entre más lo mire más la colapso reduciendo el espectro de posibilidades.

Mi abuelita decía “despacio que voy de afán”. Si estoy afanado pierdo la calma y esto tiene 2 efectos principalmente: por un lado hace que cometa errores que van a ayudar a que me demore más. Por el otro lado el tiempo pasa más rápido. El tiempo es relativo y depende de la velocidad en que me mueva y del afán que lleve.

Entre más tranquilo esté, el tiempo pasa más despacio. Entre más tranquilo esté, cometo menos errores.
Si no sé qué hora es, siempre existe la posibilidad de llegar a tiempo.