by

Quejarse de las reglas

En vez de quejarte de las reglas. Aprende el juego. Y después Juégalo – Derek Sivers

Todo es un juego. O mejor, si queremos podemos ver todo como un juego.

La vida es un juego que tenemos que aprender a jugar. En esta vida hay juegos finitos (que se acaban) y juegos infinitos (que no se acaban.)

En los juegos finitos queremos ganar y el objetivo es que se acabe el juego. En los juegos infinitos queremos que el juego no se acabe. Acá nuestro objetivo es seguir jugando.

En los juegos finitos las reglas nos contienen.Y cambiar las reglas cambian el juego.

En los juegos infinitos las reglas se pueden cambiar para mantener el juego entretenido y, a mí y a los demás jugando.

En el juego debemos entender las reglas, aprender el juego, y jugarlo. No tiene sentido quejarme. Hay que jugar o no jugar, pero no quejarse de las reglas.