by

Señales honestas

Cargar una señal es costoso y solo los individuos que pueden cubrir ese costo pueden darse ese lujo. Un pavo real solo puede cargar una cola grande y colorida, si es lo suficientemente rápido y ágil para evadir a sus predadores. De la misma manera que un león puede cargar una gran melena si puede cubrir el costo de lo que esto implica.

Al final es un balance de costos y beneficios, donde los beneficios tienen que ser más grandes que los costos. La evolución favorece a las señales honestas. Este es el principio del handicap.

Nosotros humanos también cargamos señales en nuestra forma de vestir, en el auto que usamos, en el barrio en que vivimos, los muebles que usamos y en nuestra vida en general. Todo esto son señales.

No es obligación ser un macho alfa o líder de la manada.
Lo importante es que si no podemos aguantar las señales que cargamos nos pueden comer.