by

Transurfing y la policía

Hasta hace poco odiaba a la policía. Siempre que me la encontraba pasaba un mal rato. En mi mundo la policía era mala. Pasé a ignorarlos y aprendí a pasar desapercibido.

El Transurfing nos enseña a surfear entre realidades. Para explicarlo brevemente, hay infinito realidades y nosotros podemos surfear de una a otra. Las realidades que se parecen están cerca y eso hace fácil pasar de una a otra. Hay unos péndulos-que yo llamo fuegos-y que nosotros movemos mediante la atención. Un ejemplo es que si yo estoy pensando que me van a robar, me roban. Si le echo leña al fuego de la violencia, vivo en un mundo violento, y por lo tanto me violentan. Estoy dándole energía a ese péndulo, o leña a ese fuego. Yo puedo dejar que esos fuegos se apaguen y prender otros más positivos.

Pasé a vivir en una realidad donde la policía no me determinaba, no me veía, era invisible. Un buen mundo. Hace poco decidí surfear a otra realidad. Una realidad mejor. Una realidad donde la policía es mi amiga.

Ahora los policías me saludan y paro a conversar con ellos. Ya no me requisan, me tratan como amigo.