by

Vine a este mundo, o vine de este mundo

Podemos ver nuestro papel frente al mundo con la actitud de “Yo vine a este mundo” o “yo vine de este mundo”.

La primera tiene necesariamente otro mundo de donde vengo, o que me crea. Y un creador. Me hace sentir que vengo con un propósito más allá de este mundo.

La segunda mantiene el propósito y creador dentro de este mundo. El creador es el mismo mundo. Yo soy un resultado de la belleza de este mundo, y soy parte de él. Yo soy él.

La Navaja de Occam es un principio que dice que “en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable.”

¿Será necesario venir a algo?
¿Será necesario sentirse en deuda con algo?

¿A qué vine? ¿Importa?

Ya estoy acá en un mundo. Si quiero lo puedo apropiar y decir “mi mundo”.

Independiente de mi origen, sería bueno cuidarlo, mejorarlo y agradecerle por ser mi hogar.