Hoy escribo así

Hoy escribo así,
mañana diferente.
Escucho, leo, observo,
Anoto toda idea.
Las reuno y en una lista.
Para esto las muevo, las reescribo, juego.
Me siento un día a escribir.
Días después reviso cada una.
Programo publicar una idea cada día.

Anoto, organizo, escribo, reviso, publico.

¿Dónde están las criptocosas?

La billetera es una interfase.
Tu tienes 2 llaves:
La publica dice quién eres.
La privada te da permiso de hacer cambios.
Con las llaves haces todo.
Hay una gran base de datos donde escriben todas las transacciones.
Es abierta,
inmutable,
confiable.
Nadie manda,
o más bien todos mandamos.

Tus cripocosas exiten en una base de datos.
Ella dice cuanto tiene cada uno.

Compañias que se autodestruyen

Pensamos las organizaciones como algo que tiene que crecer y perdurar.
¿Qué tal si diseñamos una organización que muera al cumplir su propósito?
O tal vez una organización que se reproduzca rápidamente, tenga un tiempo de vida, muera, y que las más adapadas se reproduzcan?

La muerte es clave cuando hablamos de innovación