No escondas tu trabajo

Escondemos lo que hacemos a veces por pena,
porque pensamos que todavía no damos la talla,
y nos da miedo ser juzgados.

Otras veces porque pensamos que alguien puede copiar lo que hacemos y sacar provecho, quitándonos parte del mercado, o el crédito.

Exponer tu trabajo te ayuda a mejorar.
Desarrollar nuestras habilidades.
Mostrando el trabajo recibimos realimentación que nos permite aprender y mejorar.

Permite además que alguien más se beneficie.
Sacándolo al mundo.
Es bonito dejar una idea volar.

Estamos jugando un juego infinito, y así lo que importa es ser cada día más fuertes, más hábil. No solo como persona, sino como comunidad, entre todos construyendo, entre todos aprendiendo, entre todos cuidándonos.
Lo que haces es importante.
Sácalo del cuaderno.

Libertad es responsabilidad

Libertad no significa no tener responsabilidades.
Todo lo contrario,
significa que ahora tu eres el responsable de lo que haces con esa libertad.
De las decisiones que tomas,
del mundo que creas,
de las historias que cuentas.

Las oportunidades se van

Si no aprovechas las oportunidades se van,
peligroso y poderoso,
me hace mover,
recordar que el tiempo corre,
la entropía aumenta.
por el otro lado,
trae insatisfacción,
me hace pensar que no estoy donde debo estar,
que hay algo más que debería estar haciendo.
¿qué tal si ya soy esa oportunidad?

Por eso es bueno planear.
¿qué voy a hacer hoy?
¿qué voy a hacer esta semana?
¿qué estoy dejando de hacer?

Explorar explotar.
Nunca sobra un poquito de las dos.

Mejores promesas

Cumplir una promesa es importante.
Dice mucho sobre lo que hacemos,
y cómo hacemos.
Sobre lo que somos.

Hay una diferencia grande entre prometer y cumplir esa promesa.
La primera te hace quedar bien por un momento.
Y te puede hacer quedar muy mal si no cumples la promesa.
Cumplir una promesa siempre te va a enriquecer.

Hagamos menos y mejores promesas.

¿Para qué sirven los humanos?

Para algunos los humanos sirven para trabajar, y para sostener un gobierno a través de unos impuestos.
Alguien podría argumentar que los humanos crean pobreza.
Otros abundancia.

¿Qué pasa cuando lleguen unos robots que hacen mejor este trabajo?
¿Quiere decir que el humano ya no sirve entonces debería desaparecer?

Y entonces se nos ocurren soluciones como que el humano tiene que ser dueño de los robots que van a hacer el trabajo mejor que ellos, porque si no somos dueños, nos desplazan.

¿no será esto más de lo mismo?

Y tal vez podemos pensar un poco sobre el propósito y entre todos darnos cuenta que tenemos que pensar distinto.
Re-pensar trabajo,
Re-pensar propiedad,
Re-pensar gobierno,
Re-pensar bienestar.
Pensar a largo plazo.
Porque puede no ser un tema de que cada persona sea dueño de su robot, o reciba un ingreso de un estado. Es más un tema de organizarnos diferente, querer distinto, hacer distinto.

¿Cómo queremos definir nuestro propósito?

El humano puede definir su propósito.
La humanidad puede definir su propósito.

¿Lo hace cada uno?
¿O será algo que debemos trabajar colectivamente?
¿Localmente?
¿Podemos confiar en los gobiernos para esto?
¿En los millonarios?
¿Empresarios?
¿O será que dejamos de pararles bolas y lo hacemos nosotros?
Cada uno con su vecino, con su familia, con sus amigos.
Es un poquito de abajo para arriba
y un poquito de arriba para abajo.

Arranquemos,
porque si no lo hacemos nosotros lo hace otro,
y tal vez no sea la persona más propicia para esto.

Arranquemos chiquito, arranquemos local.
¡Arranquemos!

¿Tú crees en esto?

¿Tú crees en esto?
O más bien, ¿quieres crear esto?
Juguemos a crear (esto).

Creer en algo es una pregunta rara.
Y se refiere a cómo es tu realidad en ese momento,
con esas personas, en ese espacio.

La realidad cambia todo el tiempo,
si crees en el tiempo.
O Tal vez hay muchas realidades, o muchos tiempos,
podemos surfear por ellas, podemos jugar con ellas.
Y eso implica que el creer también va cambiando.
O que tienes el permiso de hacerlo.

Y entonces la pregunta de sí crees en algo,
inmediatamente se vuelve el juego de creemos esta cosa.
Exploremos cómo podemos crear algo.
Hagámoslo existir.

Y así alguien que no esté tan de acuerdo con eso que estámos creando,
lo está creando,
participando de la construcción colectiva,
pintando,
coloreando,
definiendo algunos bordes,
Y las posibles narrativas.

Las cosas no existen mientras no les estés poniendo atención.
Dificil en estos días para ciertas cosas, y fácil para otras.

No es un tema de si creemos o no,
es un tema de qué creamos.

Buen colchón y buen zapato

Aconsejan tener buen colchón y buenos zapatos,
si no estás en uno es muy probable que estés en el otro.

Zapato como objeto,
protector,
acompañante de aventuras,
como símbolo de andar,
de dar un nuevo paso,
de pasar de este estado al siguiente.

El colchón para recapacitar,
para estar quieto un rato,
descanzar.

Si no te estás moviendo, estás quieto.
Hay que caminar, y hay que descanzar.
Mejor si tienes un buen colchón y buen zapato.

Personajes

En el juego finito eres un personaje,
en su momento,
en su escenario.
Cuando el juego acaba el personaje desaparece.

En el infinito eres tu.
Cambiante.
Infinito.
Tu como una superposición de infinitos personajes
jugando infinitos juegos.

Creemos buenos personajes,
mas no nos apeguemos a ellos.
Al final importas tu dentro de tu juego infinito.

Lo uno no existe sin lo otro

Lo uno no existe sin lo otro.
Incluso lo define.
No lo puedo eliminar sin sacrificar mi identidad.
Y Por eso debo darle su espacio.
Su debido espacio.
Que esté donde debe estar.
Y que donde esté se sienta bien.
Esté bien.

Si no está bien, yo no estoy bien.
Pensemos en el otro,
en lo otro,
porque uno, el uno
es definido por el otro,
es compuesto por el otro.
Uno no existe sin el otro.

World Hello Day

¡Hola!
Les envío un saludo lleno de paz y amor.

Hoy (21 de Nov) es el Día Mundial del Hola, o así lo traduje.
Un día para recordar que los conflictos los podemos arreglar conversando, conectando.

El saludo es reconocer, es conectar, es decirle a la otra persona que la distingo, que es parte de mi vida, y soy parte de la de ella.

Hoy la idea es que cada uno de nosotros saludemos a 10 personas.
Es sencillo, y poderoso. Es un ejercicio que te hace un poco más grande, más resiliente. Que te permite revivir partes de tí que estaban olvidadas, y expandirte.

http://www.worldhelloday.org/index.html

Ve y saluda a 10 personas.