El mundo reacciona a ti

Tú reaccionas al mundo,
y el mundo reacciona a ti.
El mundo toma forma según tus pensamientos,
y según tu corazón

Se nos olvida que el mundo reacciona a nosotros,
porque vivimos afanados
desconectados de él,
queremos todo ya y no dejamos que nuestros pensamientos se materialicen,

nuestro corazón pierde la conexión,
reaccionamos tan rápido que no dejamos que el mundo tome la forma que nosotros le damos.

terminamos materializando nuestro estres, nuestro afán, y nuestros miedos.

El mundo materializa tus pensamientos despacio,
y según el entorno,
muy parecido a cómo lo hace un pan.
Tenemos que dejarlo crecer,
fermentar,
amazarlo con cariño,
y darle un poco de forma.
nunca afanarlo.

Se firme con tus pensamientos,
no los afanes.
crean el mundo
Si les das tiempo ellos se materializan.
has que sea el mundo el que reacciona a ti,
no tú el que reaccionas al mundo.

Trata al mundo como tu obra de arte,
con amor.

Importante no es tan importante

Importante no es tan importante,
es fuente de problemas,
genera desequilibrios,
y fuerzas contrarias.

Muchas veces pensamos que el problema es que hace falta algo importante.
O que no estamos comportándonos cómo ese importante se merece,
o que somos importantes y no está el otro comportándose a la altura.

El importante causa problemas,
muchas veces soltando el calificativo de importante todo se arregla.
Nada es realmente importante.

Importante tal vez, no ponerle atención al importante.
Ni a este blog,
ni a este escrito 😉

Limpia la mente

Así como limpiar la casa,
la cartera,
la mochila,
el garaje,
te dan satisfacción,
te hacen más liviano,
te ayudan a pensar y moverte mejor.

Limpiar la mente limpia tu mundo.
Saca los malos pensamientos,
los miedos,
la angustía,
todo lo negativo, y lo que te quita la energía.
Lo que no te está llevando para ningún lado.
Quita los juicios, resentimientos, la duda,
los sentimientos de culpa,
la insatisfacción.

No cargues la negatividad en tus bolsillos,
busca una caneca y bótala.

Tus opciones están limitadas por la claridad de tus intenciones

Tus opciones están limitadas por la claridad de tus intenciones.

En el mundo material,
La intención enfoca la atención en el proceso de ir hacia un objetivo.

En el pensamiento,
la intención va seleccionando ese objetivo,
y se va manifestando desde la posibilidad.

Cuando la acción y la pasividad,
el alma y la mente,
están unidas,
la imagen es clara y se manifiesta.
Puedes hacer cualquier cosa.

Tienes el derecho de ser tú

Solo tu puedes darle a otro el privilegio de ser tu juez.
De juzgarte.
Somos nosotros los que nos predisponemos a aceptar la culpa,
y con esto permitimos que nos señalen.
Es poniéndonos por debajo, comparándonos,
que aceptamos el acto de juzgar.

Nadie tiene el derecho de juzgarte
y tú tienes el derecho de ser tú.

Llenar la vida de magia

De vez en cuando encontramos algo de magia en el camino.
Y es en ese momento que podemos escoger si queremos que nuestra realidad esté llena de magia,
¿o no?

Si la ignoras la magia se va,
si por el contrario le das atención,
ella coge fuerza y tu vida se llenará de magia.

Permiso de establecer mis propios principios

Toda la vida nos han estado diciendo que hacer,
cómo comportarnos,
que leer,
que buscar.

Desde ahora tengo permiso de establecer mis propios principios,
yo decido que está bien,
y que no,
porque yo soy quien doy forma a este mundo.
Yo decido que es verdad y que no,
siempre y cuando no hagas daño a nadie.

Podemos hacer una pausa

En un principio todo parece grave e importante,
con el tiempo va pasando,
amortizando,
hasta que se integra con el ambiente.

Podemos hacer que este grado de importancia dure más o menos,
impacté nuestras vidas un poco más o un poco menos.
Es nuestra decisión qué tanto queremos que cada evento sea parte de nuestras vidas.

Somos los que escribimos nuestro guión,
somos los directores,
también actores,
y productores.

El truco es entender que podemos hacer pausa,
bajarnos del escenario y analizar la obra de nuestras vidas,
y escoger cómo queremos seguir.