by

Amores de libros y maletas

,,Leer más´´, llevó a cargar libros,
que resultó en un libro por maleta.

Es bonito que las maletas al igual que los libros tienen personalidad.
Forman una especie de matrimonio.

El libro que gusta ir de paseo, viaja de la mano con la maleta de paseo.

El hábil para un día de vueltas por la ciudad parcha con la maleta de ciudad.

Y así hay un libro que se casa con la mochila, la alforja, la maleta del computador, o el morral de camping.
Viven juntos por un rato.

Nada es permanente.
Uno de los dos se aleja
y se forman nuevas relaciones.

El libro sale a buscar un nuevo anfitrión, la maleta recibe un nuevo libro.
Quedan recuerdos,
leyendo en ese parque, en la montaña, una playa o la fila del banco.