by

Año viejo

El 31 de diciembre se acaba un año.
Es un día para reflexionar,
para mirar el pasado,
y mirar el futuro.
Lo que hicimos y lo que queremos hacer,
lo que no hicimos y lo que no vamos a hacer.

Celebremos nuestros éxitos,
anhelemos nuestros deseos.
Y cambiemos lo que no nos gusta.

Es una oportunidad para empezar a ser lo que queremos ser.