by

Aprender a preguntar

Hay que aprender a preguntar.
Hay que aprender a pedir favores.
Hay que aprender a pedir ayuda.
Si no preguntamos nos podemos estancar.
Nunca sabremos la respuesta.
Si no preguntamos tal vez no encontremos esa respuesta o ese apoyo que necesitamos.

Preguntar es tocar a una puerta.
Las personas casi siempre abren la puerta,
y casi siempre te dejan entrar.

No te dé pena preguntar.
No te de pena tocar una puerta.
Es natural de los humanos recibir visitas y atenderlos bien.