by

Carta al noticiero – revisited

Hace un tiempo escribí Carta al noticiero. Hoy no usaría la palabra noticiero, sino medios. Incluyendo a las redes sociales y a todo el mundo que pueda sentirse identificado.

Resulta que hoy todos somos medios. Yo soy un medio y tu eres un medio. Y lo que publiques, compartas, trines, re-trines, e incluso des like, estás transmitiendo.

Acá copio la carta, porque muchos de nosotros hacemos lo mismo que un noticiero, estamos dedicados a generar pánico, odio, miedo, rabia, y un montón más de emociones negativas.

Está bien informarnos, más si vamos a tomar el propósito de informar al prójimo, hagámoslo de manera responsable.

Señores irresponsables,

Ser profesional es tener integridad en lo que uno hace.

Como noticiero usted debe ser consciente de la responsabilidad que su naturaleza implica. Tener claro cuál es su propósito. ¿Será que su propósito es maximizar el rating? ¿generar pavor? ¿miedo? ¿o hacer un mejor país?

Deben reevaluar la misión y el propósito. Tal vez re-diseñar lo que hacen basándose en lo que les apasiona. No creo que ustedes–como personas–tengan tanto morbo en el corazón.

El propósito del sistema es lo que el sistema hace–dice Stafford Beer. Y lo que ustedes hacen es generar pánico, es paralizar a la ciudadanía, es fomentar el odio y la desconfianza.

Todos los días pasan cosas maravillosas y ustedes solo visualizan lo malo. Abusan de nuestro cerebro reptiliano. Ese cerebro primitivo, reactivo e impulsivo encargado de mi supervivencia.

Las pocas veces que me veo obligado a ver un noticiero veo cosas malas, me bajan el ánimo, me entristecen, y me afectan negativamente. Veo cosas que no quiero ver, y que si tuviera hijos no querría que ellos vieran. Miro a las personas a mi alrededor y me da tristeza pensar que el mundo en que ellos viven es uno de violencia. Demasiada violencia. Y la violencia se contagia.

Cada persona crea su propio mundo, su realidad, y ustedes pueden contribuir a que estas realidades sean mejor.

Por favor sean responsables.

Juan Pablo Calderón
Ciudadano preocupado.