by

Carta de amor

En tiempos de crísis entra uno en el dilema de estar con uno mismo o con los demás.
Desconectar y conectar.
Desconectar para protegernos, y conectar para ser fuertes.

Podemos caer en la trampa de encerrarnos
aprovechar que hay una excusa para desconectarnos
y olvidar que las conexiones son parte de nosotros.
Son lo que nos crean,
lo que nos hace más fuertes,
lo que en realidad nos hacen,

Estar en una cuarentena,
cambia a cada uno,
lo hace diferente,
nos cambia,
desconecta—y reconfigura.
Y debemos buscar como esas conexiones que ya no se dan,
se vuelvan a dar,
vuelvan a aparecer,
se refuerzen por otros canales.

Cada uno cambia sus rutinas y eso afecta a los otros,
o a mis otras partes,
a mis yo(s),
porque las formas en que yo era,
ahora son otras,
ahora soy diferente,
y esa parte que eres tú, que me completa, ahora está lejos,
y es tarea de los dos, conectarnos, complementarnos, hacernos otra vez,
ser

Ahora que pasó este incidente,
este virus,
esta pandemia, pánico,
lo que hace es que nos tengamos que reconfigurar,
porque la configuración que era prácticamente estable, ya no lo es,
y por eso tenemos que ser resilientes para que eso que funcionaba,
ahora vuelva a funcionar.

Tendremos que tener paciencia, esperar el tiempo, la nueva normalidad,
y en el momento ir reconfigurándonos,
escuchando,
adaptándonos como pareja, como grupos, como comunidad,
cada uno siendo el otro, de una nueva manera,
eso es resilir,
ser resiliente,
poder recobrar,
poder re-ser,
volver a lo que eramos,
fortaleciendo,
comunicándonos de un lado y del otro.
recibiendo y enviando,
entendiendo desde el amor, desde ser el otro,
y permitir que el otro sea uno.

Que no exista una falta de conexión,
emocional,
racional,
espiritual y amorosa.
Hoy tenemos la tarea de cambiar cada uno, para volver a ser,
para volver a la humanidad,
para volver a ser natural,
a ser lo que somos.

En este momento de miedos, de amenazas,
un momento en que el mensaje es no te toques,
no te veas, no te reunas, no te acerques,
¡necesitamos acercarnos más!
y los canales por los que podemos acercarnos, están saturados con información superficial.
El mensaje hoy no es cuidarnos de un virus,
es conectarnos para ser fuertes,
conectarnos para cuidarnos.
Es un reto transformar los canales,
transformar la forma de conectar.
Utilizar lo que usabamos para razonar, en herramientas para canalizar el amor.
Canalizar las emociones,
unirnos los unos a otros,
harmonizar.

Pensemos que cada mensaje puede alejar o acercar,
que cada palabra puede acercar o alejar,
que cada acción puede alejar o acercar.
Y hoy podemos acercarnos de maneras más profundas.

Hoy podemos acercarnos amorosamente.
podemos ser más, utilizando cuidadosamente,
cuidándonos a nosotros mismos, siendo todos uno.
Yo me cuido, cuidando a los que me hacen.
Yo te cuido, porque me cuido.
Yo me cuido, porque te cuido.

Cuidémonos conectándonos, siendo uno,
utilizando las herramientas para acercar,
para ser esa persona que me hace,
que me crea,
que es parte de mí.