by

Contar historias

Contar una historia no tiene el objeto de mover a los escuchas a un territorio de verdad superior.
Al contar un historia no queremos establecer lo cierto y lo falso,
no queremos mover a nadie hacia una verdad.
Solo queremos ofrecer visión.
Contar historias no es un combate,
no se gana,
no se pierde.
La historia no es algo que obedecer.
No pone a nadie contra nada.
La historia es una invitación para pasar del conocimiento al pensar,
pasar de una forma limitada de mirar, a abrir un horizonte.