by

El Adversario

Para mejorar necesito un adversario,
necesito otro,
algo con que medirme,
algo que superar.

Y resulta que ese otro es parte de mí.
Que soy yo.

¿Entonces qué estoy haciendo?
¿Jugando conmigo mismo?
¿Qué es eso que quiero?
¿Qué quiero superar?
¿Por qué?

Tal vez no lo veo como competencia,
sino lo veo como un acto de creación,
de curiosidad,
de entender unas reglas,
para jugar con ellas, para así poder crear algo nuevo.
Expandirme.

El adversario es importante,
y es importante entender que es una expansión tuya.
Que no es diferente a ti.

Crea tus adversarios
como un acto de conexión,
de creación, de ir más allá.
De ser más,
no más que alguien,
sino más conciente.