by

El límite

Algo bonito de mi mundo es que no se me acaba.
Cuando trato de llegar a un límite aparece otro.
Es como si el cruzar ese umbral simplemente lo moviera,
se mueve conmigo,
anticipa.
Mi mundo va creciendo a medida que mi curiosidad se aventura,
y se atreve.
Se mueve conmigo.
No se puede salir,
cuando trato lo agrando,
lo crezco,
alejo ese límite.
Que me pone nuevas metas, nuevas aventuras.
Y siempre está ese misterio que llama,
que invita a ir un poquito más allá,
a salir, que no se puede,
y más bien, a ver que hay más para mí.
a agrandar un poquito
a abrir posibilidad,
a crear novedad,
salir de la monotonía,
de lo aburrido,
crear vida.
¿Qué tal si cada día agrandamos un poco ese mundo?
¿Si movemos esos límites?