by

El sonido no muere

El sonido nunca muere.
Lo dijo Einstein en 1916. Hoy tenemos personas buscando reproducir los sonidos del pasado.

¿Cómo suena un dinosaurio?
¿Cómo sonó ese grito de independencia?
¿Qué está diciendo ese presidente en esa oficina de por allá?

Las ondas se propagan y dejan rastro.
Y podemos devolver el tiempo y reconstruir el pasado. Escuchar como era antes.

Estoy pensando en el efecto mariposa y en el caos.
Y mientras contemplo esta posibilidad, me imagino que así como reproduzco la declaración de amor de mis abuelos, podré tal vez hacer lo mismo con los átomos. Y reproducir la daga de Tutankamón. E incluso a Tutankamón.

Y llego entonces a: ¿Será que puedo reproducir el alma?
¿Hay alma?
¿Y tengo libre voluntad?
O estoy enmarcado dentro de unas leyes que ya han determinado mi destino.
¿Y estará en mi destino, revivir?

Lo bueno es que no importa si ya lo escribieron o no. Hasta que yo no lo lea siempre existirá infinito posibilidades.