by

La mejor defensa no siempre es el ataque

La mejor defensa no siempre es el ataque.

Funciona cuando estás bien conectado.
Cuando el otro tiene puntos débiles y tú no.

Porque el ataque le da fuerza al enemigo,
lo ayuda a reforzar,
a ver sus debilidades,
a organizarse.

Los ataques ayudan al enemigo a visualizar sus puntos débiles, y a veces abre puertas para que te ataquen por otro lado.

A veces es mejor reforzar, y buscar estabilidad antes de atacar.
Los ataques hay que planearlos bien.