by

Las palabras son demasiado horizontales

Alguien podría decir que las palabras son demasiado horizontales.
Es culpa del horizonte,
él rige nuestro movimiento.
Con edificios tratamos de verticalizar,
no es natural.
Nuestro andar es horizontal.