by

Lavar es ensuciar otra cosa

Lavar es ensuciar,
o mover el mugre de un lado a otro.
Tal vez consiste en diluirlo al máximo,
tan chiquito y delgadito que el ojo no lo vea,
que la nariz no lo sienta,
que el pegachento ya no pegue.

El mueble se limpia con el trapo,
y el trapo se limpia con la lavadora,
que manda el agua sucia por una cañería.
Ensucia el rio, luego el mar.

Yo a veces limpio con tierra,
porque me ahorra un par de pasos.

Y no me gusta decir que ensucio la tierra.
No me gusta decir que ensucio.

Al final es energía que se mueve.
Es algo que había untado por acá y ahora unta por allá,
y que eventualmente se difunde y se vuelve otra cosa.