by

Llegar temprano

Es bueno llegar antes.

Por una lado te permite tener más información y eso se refleja en más opciones.

No te pierdes nada.
El comienzo siempre es importante.
Ayuda a contextualizar y a crear una disposición para lo que viene.

Puedes influir en la organización interviniendo condiciones iniciales.
Y escoger entre más opciones.
También más tiempo para prepararse y digerir lo que viene.

Llegar tarde no tiene mucho sentido.
Es interrumpir.
Es grosero.
Es egoísta.
Es atrasar al grupo.

Si tienes la opción de llegar temprano hazlo.
Lo peor que te puede pasar es que el evento empiece tarde y así puedes involucrarte más, y ayudar a organizar.
O leer un rato mientras empieza.