by

Mentor imaginario

A veces creemos que no tenemos un mentor a la mano.
Y en realidad tenemos muchos.
Yo juego al mentor imaginario.

En mi mente hay mil mentores.
¿qué diría Gandhi? ¿mi papá? ¿ese profesor que admiro?
Una buena herramienta que me ayuda a potenciar la confianza es preguntarle a mi mentor imaginario sobre cualquier decisión.
También sirve preguntarle al tipo de al lado en el bus.
No hay que hacerle caso, ni al mentor, ni al extraño.
Preguntar, escuchar, darle una vuelta a mi pregunta.
Luego descanzar.