by

Microdosis de desobediencia

Es importante portarse mal.
Aprender a jugar con las reglas.
A romper reglas.
Sin hacer daño a los demás.
Sin agredir a nada o a nadie.
Una microdosis de desobediencia no hace daño,
aprendemos que no hay reglas.

Portémonos mal sin agredir a nadie.