by

No es mejor que sobre

No es mejor que sobre, tampoco que falte.
Nos gusta decir que es mejor que sobre y no que falte,
Yo no creo.
Me gusta que falte para generar movimiento, creatividad, salir de esa zona de confort y entrar en la aventura.
Decir que es mejor que sobre y no que falte es querer quedarse en una zona de confort, sin darnos cuenta que el sobrar es tan grande como el faltar.
Que sobre es una posición cómoda, que tal vez incita a quedarse quieto.
Por el otro lado, cuando falta surge movimiento, creatividad.

Cuando sobra desperdiciamos,
nos volvemos perezosos,
hacemos menos con más,
andamos confiados.

Cuando nos falta emerge la creatividad,
la fuerza que completa,
el amor de hacer que pase,
hacer más con el menos
Si nos falta inventamos,
completamos de una u otra manera,
o hacemos diferente
Que falte es una oportunidad.

Mejor aún que estar pensando en si sobra o si falta, podemos aceptar lo que hay, la realidad tal y como es.
A veces pensamos que falta, otras veces sobra,
en realidad nunca falta ni sobra.
La realidad es así, cambiante, y somos nosotros en nuestras mentes los que creamos juicios, medimos, comparamos. Y de esta manera podemos decir que sobra o que falta y que uno es mejor que el otro.
Cuando nos conectamos con la realidad ni sobra ni falta.
Lo que está está,
lo que no, no está acá.
Lo que sobra no sobra, es parte de un proceso más largo.
Y lo que falta es una parte del proceso que no vemos aún.

No hablemos de que nos sobra o de que nos falta, hablemos de dónde puedo conseguir esto y qué puedo hacer con esto que no estoy usando inmediatamente en el proceso.