by

No ser tan bueno como pensaba

Darme cuenta que no soy tan bueno como pensaba,
es un llamado a mejorar,
a darme cuenta por un lado, que hay más,
por el otro, de qué es eso que me falta.
Dónde hay espacio para mejorar.
Y es ahí donde debo trabajar.

Sirve acordarse que hago esto porque me gusta,
Que soy único,
Que lo que importa es jugar la vida,
el juego infinito.
Se trata de aprender,
de explorar,
de expandirme,
que buscar no debe tener fin,
que encontrar es una excusa para darme cuenta que en todo momento vuelvo a empezar.

Comparemos para encontrar un nuevo reto,
no para acabar.

No hay fin, la vida es una gran aventura.
Importa seguir jugando, seguir conectando,
haciendo.