Permiso a sentir

Me voy a dar permiso de sentir,
de observar los sentimientos.

Escucharlos,
pararles bolas.

Quitarme esa muralla que pongo para protegerme.
Sentir sin importar donde esté,
o con quién esté.
Permiso de ser un poco más vulnerable,
para entenderme,
entender mis relaciones,
conmigo, con el entorno,
con el hacer.

La misma idea

Al principio pensé que la misma idea llegó de tres maneras,
en tres días seguidos,
de tres maneras diferentes.

Tal vez se me pegó,
o tal vez está en temporada.

Será que soy yo quien veo lo que quiero ver,
pienso lo que quiero pensar,
viendo patrones.

Estoy surfeando, colapsando realidades.

No hay tal distinción,
yo y la idea,
yo y la realidad.

Somos lo mismo.

Seguirá llegando,
yo creando,
hasta que mi mente se encarrete con otra cosa.

Amortizando incertidumbre

A veces está alto
Otras veces bajo.
Y esto depende de dónde estoy,
de cómo lo conocí.
De las veces que me animé a entrar.

Tal vez, lo mejor es un poco cada día,
con cierta periodicidad.
Así a veces está alto,
otras veces está bajo.
Y yo constante.
Compensando.
Amortizando incertidumbre.