by

Permiso de establecer mis propios principios

Toda la vida nos han estado diciendo que hacer,
cómo comportarnos,
que leer,
que buscar.

Desde ahora tengo permiso de establecer mis propios principios,
yo decido que está bien,
y que no,
porque yo soy quien doy forma a este mundo.
Yo decido que es verdad y que no,
siempre y cuando no hagas daño a nadie.