by

Remar

Remar es una opción.
Dejarse llevar es otra.

Remar es un arte.
Consume energía, sobretodo si no lo sabes hacer bien.
Al remar aprendes a aprovechar las corrientes,
a utilizar las condiciones para ir hacia donde quieres ir, y a controlar tu velocidad.

Si no remas te lleva una corriente,
O quedas quieto, si no hay corriente.
Corres el peligro de dar vueltas en un remolino,
o tal vez de ir en una dirección que no conviene,
estrellar contra una piedra,
o encontrar una gran caída.

A veces es bueno dejarse llevar por la corriente. Descansar, tener una buena conversación, y apreciar el paisaje.

Otras veces es bueno remar hacia donde está mejor.
Evitar algún obstáculo o quedar atrapado.

Aprender a remar te ayudará a administrar tu energía,
A mover esas pequeñas cosas que te llevan a donde quieres ir.