by

Se puede sacar un pescado de paseo

Solinis el pez que vive en mi acuapónico salió de paseo como lo hubiera hecho cualquier perro, nadó por el rio Teusaca, e incluso tuvo una aventura en una gran cascada.

Esto fue gracias a que hizo un gran amigo.
Quien además lo bautizó, ya que las algas habían hecho que se olvidara su nombre.

Una historia de la vida real que me tiene pensando mucho.

Acerca de cómo vemos un pez en un acuario, donde algunos se compadecen y otros lo ven como un objeto. Le atribuimos emociones, y pensamos en si el pez tendrá un propósito.

Yo había empezado a ver un acuapónico. El pez como parte del sistema que me genera alimento. Que es uno con las caléndulas, las algas, la yerbabuena, y todos esos microbios que habitan ahí.

Ahora pienso que así como Germán sacó un pez de paseo, y le agrandó el sistema a ese pez -por lo menos por una tarde-, podemos hacer lo mismo por alguien más.

¿Qué tal si hoy le mostramos a alguien un nuevo mundo?
Le contamos a un amigo que hay algo por ahí que no conoce, así nosotros agrandamos nuestra burbuja.

Solinis hoy nada más alegre. Necesitaba un poco de atención. Gracias Germán