by

Sentirse raro

Hay días en que nos sentimos raro.
¿Es química?
¿Es un virus?
¿Gripa?
¿Es que comí mal?
¿Es que algún evento durante el día me desequilibró?
¿Tengo estrés?
¿No dormí bien?
¿Mi cabeza está inquieta?
Pasa.
Y lo que podemos hacer es saber que todo estado es impermanente.
No alimentemos el sufrimiento.
Busquemos algo que nos guste y alimentémoslo.