by

Tengo que

Tengo que dejar de decir tengo que,
más bien,
decir quiero.

Tengo es feo,
carga un tono de amenaza.

Viene de tener,
y tener es controlar.
Implica un tercero,
autoridad, observador, evaluador.
Que me dice si jugué bien,
o mal.

Tengo que se remplaza perfectamente con un quiero,
cambia la autoridad
por un motivador,
sabio.

Uno hace lo que quiere, no siempre lo que tiene.