by

Tomar una ruta diferente

Un buen juego es tomar una ruta diferente todos los días. Intenta no repetir. Innovar en todos tus trayectos.

Enseña a fluir, a improvisar, a perder el miedo de perderte.
Es explorar.
Desarrolla el asombro y la atención.
También la paciencia.
Es jugar con el tiempo y las distancias, ya que no sabes cuanto demoras, ni que tan largo son los trayectos. Ni con quien te vas a encontrar.

Es romper la monotonía y hacer todos tus días diferentes.
Siempre vas a encontrar algo nuevo.